sábado, 13 de enero de 2007

LA PATRIA ES DE TODOS

Enero mes Duartiano


Santana? es que llevamos pegado a nuestra espalda la herencia maldita de vende patria. En nuestro pais hAY mucho santanitas con uniforme de patriota, y para muestra usted tiene que pasearse por el este y despues pase al norte y pregunte, a quien le pertenece todo esto?.


Por Marcos A. Tejeda
La República Dominicana, como cada año, celebra la fecha de su independencia, que acaeció un 27 de febrero de 1844; por lo que ya han pasado 162 años, después que un grupo de hombres y mujeres valerosos devolvieran el suelo patrio a sus verdaderos dueños, el pueblo dominicano.
Un hombre, entre muchos de ellos, se destaca en nuestra lucha libertadora, Juan Pablo Duarte, considerado por muchos, como el dominicano que más amó su patria y el más grande de los idealistas que forjó en su mente, alma y corazón, la esperanza de ver a su pueblo trillando los caminos de la libertad, bajo los preceptos inconmutables de Dios.
En 162 años, el pueblo dominicano ha vivido intensas ganas de superarse y se ha aferrado a líderes que a través de la historia han emulado, de alguna forma u otra, el sacrificio, la entrega, la pasión, el derrame de sangre, vida y bienes materiales de los que se despojó Duarte para ponerlo al servicio de un causa justa, como el de ver en los altos cielos una bandera propia ondear.
Mas no podemos negar, que así como hemos tenido varios Duartes, también hemos tenido muchos traidores que han pisoteado, escupido y ultrajado la memoria de nuestro héroe libertador. La mayoría de nuestros líderes políticos hoy día, se han terciado la bandera dominicana en su pecho, y al llegar a la cúspide del trono, han hecho como los antiguos colonizadores al llegar a tierra de nuestros nativos: saquearnos, humillarnos y aniquilarnos.
Ojalá que en este otro aniversario de nuestra patria, sepamos recordarles a nuestros políticos que el país no le pertenece a ningún partido político, ni a ninguna familia acaudalada, ni a ninguna iglesia, ni a ningún líder prepotente que al ser elegido Presidente del País, se crea que se le ha otorgado una licencia para subordinar y no para servir. Recordémosles que el país no es solo de unos cuantos, sino de todos.






No hay comentarios.: