sábado, 13 de enero de 2007

BALAGUER Y SUS DOS FACETAS

elMasacre.com Claro y sin tapujos
Balaguer y sus dos facetas.
Por Miguel Angel Paulino / elMasacre.com 10:44 am 29/04/06
Revisando la historia dominicana, mirando detenidamente los acontecimientos sucedidos desde el 1963 a la fecha, comparando los actores de la vida política de aquel entonces y los de nuestros días, podemos decir, sin nungún temor a equivocarnos, que estamos huérfanos de líderes que defiendan los intereses del pueblo. Hablo de líderes como Juan Bosch, Caamaño y Peña Gómez. Hoy día tenemos negociantes, casa fortunas en todos los niveles del ámbito político; no menciono a Balaguer entre los grandes líderes dominicanos; en cambio lo califico como un personaje egoísta.

Balaguer era un intolerante, ejemplo de ello es que no podía soportar que otra persona tuviera méritos que pudieran opacar su capacidad intelectual. Desde que se instaló en el poder el 1ro. de Julio de 1966, Balaguer dejó claro que no toleraría huelgas. Esto significa que su intolerancia la dejaba clara desde el primer día. Era un mensaje para que cualquier que se atreviera a reclamar sus derechos ciudadanos se abstuviera a las consecuencias.

En su primer mandato utilizó la estrategia de colocar a la mujer dominicana en un sitial bien alto. Desde el mismo momento que se instaló en el poder nombró a 26 mujeres para que fueran las gobernadoras provinciales. La política de repartir dinero al hombre del campo y de las ciudades del interior del país fueron siempre una herramienta de ganar adeptos. Esclavisaba y hacía sumizos servidores hasta a los grandes empresarios, a quienes mantenía bajo su control debido a que por la gran cantidad de “oportunidades” y facilidades que les otorgaba para multiplicar sus riquezas.

En la primera faceta, encontramos a un Balaguer que aunque nunca le hizo una mezcla de cemento, ni puso la mano a un block, construyó una cantidad de obras que lo sitúan en un lugar preferencial, debido a que sus construcciones perduran y se destacan como uno de sus grandes logros.

Su segunda faceta, era un hombre enérgico, muy diferente al que aparecía en los medios de comunicación, en fotos en dode aparece con una cara triste y un bajo perfil. En esta segunda faceta, Balaguer era implacable con sus servidores, llegando los militares a temblar ante su presencia. Aunque nunca agarró un fusil ni un revolver, fue el asesino de miles de vidas. Fue quien permitió que sus servidores cometieran todos los atropellos que les pareció.

Balaguer se aseguró de tener de su lado a la mujer y al campesino dominicano, que son los sectores más conservadores, pero no olvidó poner bajo su dominio a los ricos y poderosos.

Lo único que no pudo comprar, fue la mentalidad de libertad, de justicia y de igualdad de cientos de jóvenes patriotas: Francisco Alberto Caamaño, Orlando Martínez...La cantidad de buenos profesionales, de hombres de principios y llenos patriotismo que perecieron durante su régimen, seguirán en nuestra mente.

Recordaremos a Balaguer como un presidente intolerante y egoísta, quien no toleraba se le dijera la verdad de frente. Cuando alguien lo enfrentaba, al poco tiempo aparecía muerto; y si alguien osaba por preguntarle sobre lo acontecido, le pedía que le dijera el nombre del culpable, para que viera en ese mismo momento iba a tomar medidas. Esta situación ponía a su interlocutor en un estado de miedo, ante la inseguridad de su integridad física.

Cuando Balaguer no tenía una respuesta satisfactoria, utilizaba como evasiva o escudo “sugestionar” a quien lo entrevistaba. Una periodista le preguntó a Balaguer en una rueda de prensa, que si él había demostrado tanta admiración y aprecio por la mujer ¿Por qué no se había casado? A lo que luego de unos segundos y de una cínica sonrisa respondió: “Es posible que porque no me había encontrado con una mujer com ousted”; fue una salida sabia, que motivó el aplauso de sus seguidores en el Palacio Nacional.

La última de las obras del lado intolerante de Balaguer fue el asesinato de Narciso González (Narcizaso); cuyo delito fue decirle a Balaguer lo que pensaba de él. Narcizaso fue protagonista de todos los atropellos de Balaguer desde los años sesentas.

La vida de Balaguer está rodeada de miles de muertos, que quedaron en la impunidad ante los ojos de la justicia, pero presentes y bien claros ante los ojos del pueblo.

Muchas personas en su desesperación ante la falta de líderes en nuestros días, dicen que prefieren a Balaguer. Unos argumentan que construía, otros que daba a los pobres. Aunque sus argumentos son ciertos, no se dan cuenta que esas estrategias no eran más que el manto con el cual cubría el odio y el rechazo que sentía por el lugar en donde le había tocado nacer. Era una forma de cubrir el desprecio a sus contemporáneos (escritores, politicos y todo el aquel con el que le tocó codearse).

Balaguer no daba porque tuviera una vocación de ayudar, sino que era una estratégia política, así como utilizar una frase popular para su campaña, con la que cautivaba a sus seguidores. Similar acción es empleada hoy día por el Presidente actual de la República el Dr. Leonel Fernández.

Hoy día hace falta un movimiento que sea diferente. Un movimiento que tenga principios que vayan acorde con las masas desposeídas. Un grupo de dominicanos que deje de lado sus beneficios personales. Me refiero a gente que defienda a los desposeídos, esos que no tienen forma de conectarse al internet, de las personas que luchan porque sus hijos lleguen a ser lo que ellos no pudieron lograr, debido a las limitaciones.

El profesor Juan Bosch decía: “La democracia de la que nos hablan a nosotros es y será una mentira, ya estamos cansados de mentiras, queremos y necesitamos la verdad, la verdad es la dignidad del ser humano, cada uno en su patria, sin amos extranjeros. El que extiende la mano para recibir dádivas, en vez de reclamar lo que por derecho le corresponde, es más esclavo que los que se pagaban con dinero”.

Juan Bosch decía que nuestro país necesitaba una democracia, pero decía que la democracia no duerme sin sábanas ni se sienta a comer en el suelo. Es decir, que se habla de democracia y vemos gente que no tiene para comer, cuando otros se enriquecen descaradamente del dinero de aquellos que no pueden dormer, porque la inseguridad de no tener con que dar de comer a sus hijos no les permite conciliar el sueño.

El gran maestro, siempre abogó porque tuvieramos una democracia sin amos extranjeros. Bosch abogaba porque el dominicano sea libre y dueño de su destino. Decía que para conquistar la dignidad de los libres, el pueblo debía unirse alrededor de una dictadura con apoyo del pueblo. Esa idea de dictadura popular fue rechazada por casi 10 años por los dirigentes del PRD de aquel entonces, para finalmente en los años setentas aprobarla.

Es que hace falta crear conciencia en nuestro pueblo, no podemos permitir que la política sea para los politicos corruptos que han dirigido nuestro pueblo.

Una gran cantidad de personas no quieren participar de la política, y es precisamente por la forma en que la han manejado quienes el pueblo ha elegido. Dice una célebre frase: “El peor castigo de aquellos que no se interesan por la política, es que serán gobernados por quienes si se interesan’.

Veo con tanta pena, tanta gente que se engancha a político. Le hablo de gente que escasamente ha llegado a terminar el bachillerarto y peor aún, aquellos que solo hicieron estudios primarios.

No es que una persona que tenga títulos universitarios tenga las cualidades necesarias para gobernar un pueblo, sino que hace falta cierta preparación para la toma de decisioens. En esa misma tesitura, cabe decir que nadie puede dar lo que no tiene. Aunque tenga el deseo de hacer algo, la falta de preparación va a hacer que muchos de los politicos dominicanos tomen decisiones erróneas, o que simplemente y para el perjuicio del pueblo en el momento en que se necesita, no las tomen.

Es una destrucción paulatina de la confianza del pueblo, porque los politicos solo piensan en sus bolsillos. Hace falta ronvar la confianza, hace falta que un movimiento diferente promueva cambios en la forma de gobernar.

No hay comentarios.: